. . .
  • C/ Jardines, 3 - Nuevo Baztán - Madrid
  • 647 733 827

ANILLAS de LECTURA a DISTANCIA: Seguimiento NO INVASIVO de nuestras ÁGUILAS REALES – por Enrique Navarro

Como parte de los protocolos de registro que empleamos en los diferentes estudios que se contemplan dentro del “Proyecto AEQUILIBRIUM”, el marcaje de los individuos de Águila real sometidos a estudio supone una de las actividades más gratificantes (y a la vez tensas) de toda la fase de campo.

Y es que el manipulado de fauna silvestre siempre conlleva un porcentaje de riesgo, que sólo puede ser atenuado con la progresiva experiencia y buen hacer de los compañeros que forman los equipos de anillamiento y toma de muestras somáticas. Cómo ya se ha indicado en anteriores post (“Relato de una Jornada de Marcaje”-por Javier Gamonal), una vez constatado el éxito reproductor de las parejas sometidas  a estudio, y cuando el imparable calendario determina la jornada más propicia para el acceso a los nidos y manipulado de los pollos, el protocolo de anillado científico contempla la colocación (en la zona del tarso del ave) de la anilla metálica obligatoria, siendo para especie de los tamaños 10 y 11 (en virtud del sexo del ave).

Pero en casos excepcionales (como en el estudio que nos ocupa), las administraciones competentes autorizan la colocación de una segunda anilla, denominada de LECTURA a DISTANCIA, convirtiendo desde entonces dicho marcaje con la denominación de MARCAJE ESPECIAL. Estas anillas de lectura a distancia se fabrican en varios materiales, y la información contenida proviene de protocolos establecidos desde las diferentes entidades anilladoras avaladoras que existen en España, siendo a este respecto la ESTACIÓN BIOLÓGICA de DOÑANA (EBD) quien establece toda la normativa en cuanto a tipología, tamaños, colores y códigos alfanuméricos que ha de llevar dicha anilla especial.

En el caso del águila real (Aquila chrysaetos) en la actualidad la EBD establece el marcaje especial con anillas de PVC que ella misma fabrica y provee tras el pedido oportuno. Estas anillas son de COLOR BLANCO y acogen 2 dígitos alfanuméricos de COLOR NEGRO. Existe un protocolo de nomenclatura para que no haya confusión a la hora de describir un determinado avistamiento de ave marcada. Para nuestras águilas, la forma correcta de escribir dicho avistamiento seria la siguiente: B[_ _] siendo el espacio entre corchetes en el que se indicarían los dígitos alfanuméricos observados. Para más información podéis consultar el siguiente documento: http://anillamiento.ebd.csic.es/documentacion/marcaje.pdf. A continuación mostraremos  varios ejemplos de águilas reales marcadas con este tipo de anillas.

Y es que por fin los pollos marcados esta temporada de 2017 (n=31) comienzan a independizarse de sus territorios de cría, y es ahora cuando, inexpertos aún en la caza, divaguen hacia los 4 puntos cardinales en busca de lugares donde encontrar alimento fácil, tranquilidad y refugio. Acaban de comenzar el periodo más crítico que conocerán en sus (esperamos) longevas vidas: el llamado “periodo dispersivo”. Existe muchísima bibliografía sobre estudios científicos acerca de la dispersión de las jóvenes águilas reales, y aún con muchísima variabilidad sobre lo observado en dichos estudios, hay una máxima que se repite en todos ellos: existe un alto porcentaje de mortalidad entre los ejemplares dispersantes.

 

Por tal motivo, con el fin de conocer el posible paradero de muchas de estas aves marcadas, resulta crucial el que, de ser avistadas por algún aficionado a las aves, o simplemente por la curiosidad del observador no experimentado pero que la casualidad ha hecho que ante sus ojos se cruce una “gran rapaz” que llevaba algo en la pata, realice el pequeño esfuerzo de comunicar dicho avistamiento. Y existen varias formas para que, esa pequeña información contenida en la anilla, llegue hasta los responsables de los proyectos que la pusieron en el tarso del ave. Lo más fácil sería contactar con los AAFF de la demarcación existente el lugar (municipio) donde se realizó la observación. Ellos sabrán cómo hacer llegar dicha información hasta nosotros. Y cuanta más información acompañe al avistamiento (fechas y horas lo más veraces posibles, si estaba posada o en vuelo, comiendo, en buen o mal estado, junto a otras aves, etc…) mayor será el grado de conocimiento y cumplimentación del historial de seguimiento del ave en cuestión. También podéis contactar directamente con nosotros a través de esta web (enlaces directos de ACE y TAGONIUS).

Solo me queda agradeceros de antemano el haber leído este post, y ojalá la divina providencia permita poner ante vuestros ojos a una magnífica águila real. Os aseguro que es una experiencia de la que no mucha gente puede presumir; pero si encima llevaba PVC en la pata, muchísimo mejor…

1 Comments Found

  • Laureano Says:
    octubre 29, 2017 05:04:56

    Lo cierto, es que cuando Enrique me mando el correo, con la foto de una de los pollos que marcamos; a algunos kilómetros, y tras 4 meses de su marcaje. Fué un subidón, poder comprobar que "Vaquera" se encontraba en perfecto estado y campeaba junto a su madre. Estos avistamientos,de terceros, además de aportar una soberbia fuente de información científica, suponen la mejor de las recompensas a un trabajo bien hecho, pero sobre todo hecho con cariño y sacrificio.

Comments are closed.