• C/ Jardines, 3 - Nuevo Baztán - Madrid
  • 647 733 827

Comienzan los marcajes de Aequilibrium 2018 – por Enrique Navarro

Este Invierno interminable, tan alterado de periodos intermitentes de fases templadas y frías, continuado con una primavera muy lluviosa y generosa de episodios tormentosos, ha resultado tener unos efectos muy negativos sobre la reproducción de muchísimas especies silvestres… Y nuestra magnífica águila real no ha escapado tampoco a dichos efectos.

El equipo de seguimiento se ha esforzado (este año incluso más que el anterior), en localizar las zonas de cría de los territorios reproductores sometidos a estudio a los largo de las 3 Comunidades Autónomas vinculadas al proyecto (Castilla León, Castilla La Mancha y Madrid), y no ha sido una tarea nada fácil. Ya no sólo por las inclemencias meteorológicas (con accesos muy dificultosos en algunas zonas por los acúmulos de nieve), sino que se ha sumado la confirmación de un retraso generalizado en el comienzo de la incubación de muchísimas parejas. También hemos podido registrar el abandono de plataformas “históricas”, tras haberse producido derrumbes parciales de las mismas por el peso de la nieve acumulada, tanto en roca como en árbol, llamando especialmente la atención los paisajes de ramas de gran porte desgarradas alrededor de los nidos, que ni siquiera han recibido remontajes típicos de la época del cortejo. Por ello ha sido muy importante el rastrear detenidamente esas viejas zonas de nidificación, localizando atalayas y posaderos que nos dieran pistas de la posible ubicación de las nuevas zonas de cría elegidas… hasta dar con ellas.

También se han registrado relevos en algunas de las parejas sometidas a estudio, apareciendo ejemplares inmaduros como nuevos consortes de las parejas viudas en este invierno, aspecto que también ha hecho fracasar el éxito reproductor en algunos territorios, con abandonos tempranos de puesta o incluso no llegando a realizarla. Y en otros territorios en donde los ejemplares reproductores han aguantado estoicamente las durezas de este invierno, hasta llegar la eclosión de los polluelos, incluso ya en esta fase del periodo reproductor hemos documentado nuevos fracasos, tanto por predación directa en pollos de muy corta edad (por jineta y garduña), como por episodios de “competencia entre hermanos”, con pollos caídos de nido a los que les ha deparado el destino un trágico final (predados o muertos en intensas tormentas de granizo).

 

Pero ante este panorama aparentemente tan desolador, nos gratifica enormemente el haber localizado también los nuevos nidales en los que sí se ha llegado con éxito al nacimiento de los pollos y a su correcto desarrollo hasta la edad de marcaje (entre los 40 y 50 dias de edad), encontrándonos en estos dias en plena tarea de anillamiento científico y colocación de las EFT (estaciones de fototrampeo). En breve os mostraremos, como hicimos en la temporada 2017, las fichas de marcaje de todos los pollos registrados esta temporada. Les deseamos a todos ellos la mejor de las suertes y muchos, muchísimos años de reales vuelos…