. . .
  • C/ Jardines, 3 - Nuevo Baztán - Madrid
  • 647 733 827

Los TRABAJOS VERTICALES y la CONSERVACIÓN del MEDIO NATURAL – por Jonatan García García

Llegar a un nido podríamos calificarlo como un reto, un reto nuevo cada vez que nos encontramos cara a cara con metros verticales de roca o grandes árboles por los que tendremos que desplazarnos hasta llegar a nuestro objetivo. Ver por primera vez la pared o la arboleda e ir haciendo un croquis mental de como atacar, ya que las cábalas generadas anteriormente se esfuman, generan un cierto grado de nerviosismo e incluso de excitación.

Cuando unes dos pasiones, trabajo vertical y fauna salvaje, la sensación es indescriptible y si agregamos al coctel los paisajes y la calidad humana de las personas que participan, pues que puedo decir…

Es cierto que sin las técnicas que usamos para este trabajo sería sumamente peligroso el llegar hasta los nidos y muy complicado realizar todos los marcajes y recogida de muestras que se hacen, quizá en la mayoría de las ocasiones habría que conformarse con observaciones a distancia y seguimientos. Pero a día de hoy existiendo una diversidad de material y conocimientos enorme debemos de adaptarnos y aprovechar la oportunidad para implementar las técnicas y seguridad necesarias para realizar estas tareas, pudiendo así llegar casi al 100% de los objetivos propuestos.

Las formas de acceder a los nidos pueden ser diversas, como se suele decir “cada uno es de su padre y de su madre”, pero hay algo elemental para ello y que tiene que ser respetado, acatado y puesto en práctica por cualquier verticalero que se precie, y eso es la SEGURIDAD. Siempre que sea posible y no haya una serie de factores que lo impidan nos ceñimos a la normativa Europea de riesgos laborales.

A pesar de que en algunas situaciones tenemos que usar algunas técnicas o instalaciones deportivas para afrontar contados nidos siempre hay que tener en cuenta que estamos trabajando, la experiencia que me aportan mis años en el mundo del rescate es que jamás debemos descuidar la seguridad ni mostrar desidia en el montaje de instalaciones ya que de ello depende nuestra vida, es tan simple como serio. Pero sobretodo que no tengas las prisas como compañeras de trabajo.

El uso de ciertas instalaciones y equipaciones deportivas no evita el uso de material homologado para realizar las intervenciones, el material que usamos siempre estará homologado por la normativa Europea que rige estos elemento, las famosas normas EN, y si tenemos dudas duplicamos la seguridad o bien abortamos la operación, la decisión está en manos del especialista.

Cumpliendo con las normas y teniendo el cuidado necesario para el acceso a los nidos tan solo nos queda disfrutar del trabajo, que realizamos con un fin beneficioso para todos, y el poder volver a casa con la satisfacción del trabajo bien hecho, de la compañía de un equipo inigualable y de unas jornadas verdaderamente apasionantes. Así que ya sabéis, el precio de la seguridad nunca es suficiente para la vida y como decía Esterhaus: “Tengan cuidado ahí fuera”.

Y como último parrafo de este post, mi reconocimiento y profundo respeto hacia los equipos de TRABAJOS VERTICALES de los diferentes cuerpos de Agentes Forestales españoles, con especial cariño al GRIASO y a la persona de Victor García Matarranz.